El ser humano avanza notoriamente cada vez más hacia la era espacial y la tecnología está cada vez más llegando a umbrales que casi nunca imaginamos. Es bien sabido que el límite de la inteligencia humana hasta hoy solo lo ha marcado el desconocimiento de algunos temas o los antiguos paradigmas que no nos han permitido avanzar hacia nuevos descubrimientos e invenciones.

Hoy miramos con asombro y algo de perplejidad como situaciones y realidades que se vivían en siglos anteriores hoy se han superado con creces. Cuando vemos como se habla de física cuántica, de que todo es energía, al entender más la ciencia entendemos también más la realidad espiritual y su trascendencia.

Hoy admitimos conceptos que antes no se aceptaban y nos causaban temor, ya que el ser humano le teme a lo que no conoce y eso tiende a negarlo o desacreditarlo, por el temor a enfrentarlo y comprenderlo. Cada vez nos ubicamos mas en nuestro rol de criaturas con poder divino y delegado por Dios para hacer grandes transformaciones, grandes creaciones y superar cualquier circunstancia. Cabe resaltar aquí que en la medida en que el hombre crece como ser, tamvbién comprende más su naturaleza divina y entiende que estamos aquí para aprender, para avanzar en nuestros procesos individuales hacia mayores conquistas y que el desafío más que con otros es con nosotros mismos.

Es uno de los grandes avances de los últimos tiempos el comprender que en la medida en que avanzo, crezco como ser humano y cultivo mi ser interior, mis relaciones con los demas y con el universo... todo resulta beneficiado de este ejercicio. El discurso aquel de "no se puede cambiar el mundo, si no empezamos por nosotros mismos" resulta hoy por hoy más cierto por el conocimiento que tenemos. Hemos entendido que somos protagonistas en este escenario llamado existencia y que podemos fabricar nuestra realidad...

Por: YURI ELÍAS CAMACHO - Coach, Terapeuta & Autor

UNILID - La Universidad Iberoamericana de Liderazgo avala nuestra Certificación Internacional

BLOG: COACHING-ART - El Coaching elevado a la categoría de Arte por la creatividad del Coach